martes, 5 de agosto de 2014

Helado de Nutella



El calor va y viene, este verano está siendo un poco loco, pero aunque truene, tenéis que probar a hacer este helado porque es muy, muy fácil y…no va a sobrar ni un poquito. Lo tengo comprobado, siempre que lo hago para una comida o cena de amigos no queda ni una avellanita. Por eso he tardado tanto en subir la receta, porque era incapaz de hacerle una foto. No necesitáis ni heladera ni mucha paciencia, solo comprar un bote grande de Nutella y a disfrutar.
La receta la saqué del blog Objetivo: cupcake perfecto, de la maestra Alma Obregón, que sabe hacer más cosas que cupcakes y salir a correr por cualquier terreno (que viendo su blog, uno entiende el por qué de esa pasión por el deporte que le ha dado, ¡je,je!)

Si queréis ver la receta original de Alma, pinchad aquí.

Y esta es la mía:

INGREDIENTES

400 mililitros de nata para montar
250 gramos de Nutella
50 mililitros de leche
50 gramos de azúcar

PREPARACIÓN

En un bol se echan todos los ingredientes y se mezclan bien con una cuchara. No se necesita ni siquiera una batidora, eso sí, que todos ellos estén a temperatura ambiente para que se integren mejor.


 
 Se vierte la mezcla en un recipiente de aluminio y se mete una hora en el congelador. Pasado ese tiempo se saca y se vuelve a dar vueltas con la cuchara, para conseguir la textura de helado. Esa operación basta con que se haga un par de veces, porque los ingredientes son muy cremosos y apenas harán escarcha. La última vez que se bata se echan, si se quiere, las avellanas.
Sacar minutos antes de comer para que no esté muy duro y a atacar con la cuchara!






OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO

Si es la primera vez que hacéis helado, esta es la receta más sencilla y resultona que podáis encontrar. No tiene ningún misterio y los invitados van a flipar con el resultado.

Es preferible hacerlo en un molde de aluminio, de esos de los bizcochos, mejor que en uno de plástico, porque se congela y se maneja mejor.

La opción original es Nutella, pero si sois más de Nocilla también vale, seguro.

Lo de echarle tropezones también es opcional. Está rico tanto solo como con avellanas o algún otro fruto seco, trocitos de galleta o incluso de chocolate, para los muy, muy golosos.


 





 

viernes, 25 de julio de 2014

Nidos de espinacas con verduras

 


Ahora que en verano apetece menos cocinar con el calor y las ganas de aprovechar el tiempo fuera de casa, os propongo una receta de lo más sencilla, que se hace en quince minutos y que queda un plato completo y muy sano. Una forma de comer pasta diferente.

INGREDIENTES
Nidos de espinacas
Calabacín
Cebolla
Champiñones laminados
Sal
Salsa de soja
Aceite

PREPARACIÓN
Se preparan todos los ingredientes a la vez. Por un lado, se ponen a cocer los nidos de espinacas, que se hacen como máximo en diez minutos. Se echan en una cazuela con agua y sal.
Por otro lado se lavan y parten las verduras al gusto. Se meten en un estuche de vapor con un chorrito de aceite y sal y se mete en el microondas a potencia máxima durante cuatro minutos. Se saca el estuche con cuidado, se remueve un poco su interior y se vuelve a introducir al microondas, otros cuatro minutos, para que terminen de estas tiernas.
Cuando la pasta se haya cocido se escurre y se echa en un plato, al que se añaden las verduras y un chorro de salsa de soja. Remover y servir al momento.



 



OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO

Yo le echo salsa de soja porque es una de mis favoritas y además al hacer la verdura al vapor, le da un mayor aire a plato oriental pero podéis añadir la salsa que más os guste: de ostras, salsa perrins, algún aceite aromatizado…

Lo mismo pasa con las verduras, a mí me encanta esta combinación, pero quedará igual de rica (o más) con otras que elijáis.

Si queréis hacer un plato ya completo al 100% le podéis añadir taquitos de pechuga de pollo, previamente hechos en la sartén.

Por último, si no tenéis un estuche de vapor, también podéis cocinar las verduras al horno o en una plancha. Se tardará un poco más, pero el sabor es incluso más rico.



 

viernes, 4 de julio de 2014

Batidos verdes, licuados, smoothies…



Pues sí, yo también me he dejado seducir por esta sana moda de los licuados, batidos verdes, smoothies o como los queráis llamar. Se trata de tomar en un trago un montón de vitaminas, añadiendo a las frutas alguna verdura en crudo, lo que ayuda a introducir mejor en el cuerpo esa energía y todo lo bueno de la huerta, ¡jeje!
Sé que muchos sois reacios por el color, sobre todo aquellos batidos que llevan espinacas, que, yo también lo  reconozco, tienen un verde nada apetecible. Pero creedme si os digo que el sabor es buenísimo. Además, podéis hacer vuestras propias combinaciones para acercaros a la receta que más os guste.
Aquí os dejo una selección de algunos que yo me he tomado, por si os da alguna idea para iniciaros en esto. Los suelo hacer en una batidora americana y para desayunar, sacian bastante y son una bomba de vitaminas. Ya me contaréis si os animáis.





BATIDO DEPURATIVO
       


Ideal para el desayuno de los lunes, así se limpia el organismo de los excesos del fin de semana.
Ingredientes: el zumo de dos naranjas, 2 kiwis, 2 rodajas de piña, un puñado de espinacas, unas hojas de lechuga romana, medio tronquito de apio.

BATIDO ANTICELULITIS





No sí se será muy efectivo, pero la verdad es que es súper refrescante para esta época del año.
Ingredientes: el zumo de dos naranjas, el zumo de un limón, dos rodajas de piña y medio pepino pelado.


BATIDO DE REMOLACHA


 

Este tiene un color rojo intenso y un sabor dulce muy especial.
Ingredientes: el zumo de dos naranjas, un puñado de fresas, una remolacha cocida, un puñado de espinacas.



BATIDO DE PLÁTANO

 

Pura energía para empezar el día, este te da fuerza para afrontar toda la mañana, os lo aseguro.
Ingredientes: 2 plátanos, un yogur desnatado, 125 mililitros de leche (desnatada, o de almendras, o de soja), un puñado de almendras crudas, media manzana, edulcorante, tres hielos.


OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO

Solo os aconsejo que lo probéis, el que más os llame la atención, y ya veréis cómo repetís. Es una manera muy rápida y diferente de introducir alimentos sanos.

Además, en esta época del año, si tenéis los ingredientes en el frigorífico o si añadís hielos, es muy refrescante. Haced vuestras propias combinaciones para crear vuestro smoothie personal.

Eso sí, acordaos de añadir algo de verdura, que le da un plus a la mezcla. Si no tenéis batidora americana, pues con la de brazo de toda la vida, que saldrá igual.

Si la mezcla queda muy espesa, añadidle un poco de agua o más zumo o leche, según la receta